miércoles, 12 de noviembre de 2008

el cuarto de los objetos perdidos;
se reconoció en un espejo de bordes dorados en el cual se habia mirado un millon de veces antes, sintio el olor a esmaltes, la brisa que entraba por la ventana y los secretos que toda la habitacion le contaba al oído. Respiró hondo y se abrazó las piernas, no era la misma. Los vestidos no le entraban igual y los pies se le hinchaban con solo arrastrarlos. No queria dejarse más, la inmensidad de su propio ser le era acojedora. Se hecho a reir sin razon aparente, la imagen era confusa, quizas fue la mezcla de desesperacion y nervios que le llenaban el alma. No soportaba la voz de nadie, no le interesaban los pensamientos ajenos. Sentía odio hacia una humanindad incomprensiva, que no la dejaba negar su naturaleza y ser feliz. No habia conocido el odio hasta conocerse a ella misma y entender que era lo que queria. Dejó de reir y levanto la cabeza, miró por la ventana y decidio atravesarla para no volver jamás.

2 comentarios:

nadsat dijo...

la humanidad es odiosa
doy gracias al señor (de la esqina de mi casa xq le compramos el pan siempre)(?) por mi ermitañismo-misantropía-personalidad esquizoide.

Sykotyka_Blah! dijo...

tenia un corto c la india (imaginario) q era muy parecido, en realidad er mi corto, el de la india tenia carne molida en un sarten